Bombero de 17 años a punto de morir en incendio forestal


Bombero de 17 años a punto de morir en incendio forestal

23 April 2014

published by www.latribuna.hn


Honduras — Un bombero estuvo a punto de perder la vida, al deslizarse en unas piedras mientras trataba de sofocar las llamas provocadas por un incendio forestal que avanzaba por el bosque a inmediaciones del municipio de Ojojona, Francisco Morazán.

Francisco Amador (17) es el apagafuegos, quien es uno de los héroes anónimos que a diario velan por los intereses de las demás personas.

A medianoche del domingo pasado, Francisco había cumplido con la misión de estar presente en una vigilia que se desarrolló en la basílica de Suyapa y al llegar a la central del Cuerpo de Bomberos del barrio Morazán de Tegucigalpa junto a otros compañeros les dijeron que se alistaran porque iban para Ojojona donde tratarían de apagar un pavoroso incendio forestal que estaba destruyendo el bosque de esa zona cercana a la capital.

Al llegar al lugar, en medio de la oscuridad Francisco y otros bomberos comenzaron hacer rondas para que el fuego no continuara avanzando, pero el viento les imposibilitaba esa labor.

Como era de noche les impedía recurrir a la segunda instancia consistente en hacer fuego contra fuego, pero aún así pusieron en práctica sus conocimientos y lograron controlar en parte las llamas.

SE DESLIZÓ EN UNA PIEDRA

Lamentablemente cuando un grupo de bomberos se encaminaba hacia los vehículos para abordarlos para regresar a Tegucigalpa, en ese momento Francisco se deslizó en una piedra, doblándose su pie derecho, lo cual lo dejó inmóvil, siendo amenazado de ser rodeado por el fuego.

En medio de la oscuridad, Francisco les gritó a sus compañeros, quienes acudieron a constatar qué le ocurría, encontrándolo sentado cerca de unos troncos encendidos.

Para salvarle la vida, los demás bomberos rápidamente lo sacaron en hombros hasta llegar a los vehículos, luego lo trasladaron al barrio Morazán, donde posteriormente a bordo de una ambulancia lo llevaron al Hospital Escuela Universitario (HEU), donde lo enyesaron porque presentaba un esguince en el tobillo derecho.

Francisco le dio gracias a Dios por haber salvado su vida, asegurando que ese accidente no lo detendrá de continuar con su labor de rescatista y socorrista en el benemérito Cuerpo de Bomberos, porque lo hace por convicción.

Francisco estudia su primer año de odontología en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

El portavoz de esa institución, teniente de bomberos, Óscar Triminio, manifestó que Francisco es uno de los tantos miembros del Cuerpo de Bomberos que sufre algún accidente mientras se encuentran en las labores para las cuales fueron entrenados.

“Lamentablemente al menos un bombero al mes resulta fracturado y hace unos diez años perdimos al compañero Marcio Mercado quien murió mientras trataba de sofocar un incendio forestal en la carretera que va hacia el municipio de Valle de Ángeles”, recordó Triminio.

FALTA DE EQUIPO

El mayor problema que enfrentan es que el equipo que utilizan en los incendios forestales y en las zacateras no es el apropiado y muchos bomberos sufren quemaduras de primer grado por la radiación proveniente del calor que ocasionan las llamas, ya que ese equipo es para atender incendios en el área urbana, aclaró.

Para evitar que otros resulten afectados en los incendios forestales y en zacateras, es necesario la obtención del equipo que se destina para esa labor, apuntó Triminio.
 


Print Friendly, PDF & Email
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien