Militares y policías constatan sabotaje y destrucción de campos de Victoria SA

Militares y policías constatan sabotaje ydestrucción de campos de Victoria SA

17 August 2005

publishedby ABC


PUERTO CASADO, Alto Paraguay (Roque González Vera, Telmo Ibáñez y Carlos Schatebeck, enviados especiales). Efectivos de la Infantería de Marina y oficiales de la Policía Nacional constataron ayer la destrucción de los campos naturales de la estancia Machete, propiedad de Victoria SA. Un agotador recorrido permitió descubrir el sitio donde comenzó el fuego intencional, localizado en el límite de la propiedad de Victoria con tierras de Carlos Casado SA ocupadas por el ex diputado nacional Tarcisio Sostoa. Graves daños con la destrucción de unas 32 mil hectáreas de dos establecimientos y un campo reforestado.

El panorama que se observó ayer en la estancia Machete, propiedad de la firma coreana Victoria SA, era desolador: 20 mil hectáreas de campos naturales fueron arrasados por un incendio intencional.

Un panorama desolador es el que se pudo observar ayer en la estancia Machete, de Victoria SA, luego de ser consumida por las llamas, provocadas intencionalmente. Se destruyeron unas 32 mil hectáreas.

Efectivos de la Infantería de Marina y oficiales de la Policía Nacional realizaron una inspección del área que fue devastada por el fuego. Al recorrer los linderos, miembros de las fuerzas de seguridad del Estado encontraron el sitio donde se inició el fuego.

Se pudo comprobar que el foco principal del incendio comenzó en el límite de Victoria SA con la propiedad que posee la firma argentina Carlos Casado SA, que fue ocupada por el ex diputado nacional Tarcisio Sostoa.

Se prendió fuego dentro del campo de la firma coreana y el fuerte ventarrón del norte se encargó de la rápida propagación de las llamas. Dentro de la ocupación de Tarcisio Sostoa no se quemó absolutamente nada.

La inspección fue acompañada por Lorenzo Myung (h), gerente en Puerto Casado de Victoria, y el abogado Ramón Ferreira, asesor jurídico de los inversionistas coreanos. Ambos no pudieron ocultar su indignación por la magnitud del atentado causado a la empresa.

“El sabotaje fue criminal”, dijo el abogado Ferreira.

 

JUSTO EN EPOCA DE SEQUIA

Lorenzo Myung (h) no quiso arriesgar el monto de las pérdidas económicas. “Destruyeron nuestros campos cuando la seca comienza a golpear. La pastura que teníamos disponible se perdió y eso nos obligará a mover tropas a otros sectores”, expresó el gerente local de la empresa.

En opinión del jurista, la responsabilidad intelectual del sabotaje es de Francisco Dick, presidente de la Comisión Pro Tierra. “Pidió públicamente la destrucción de Victoria. A través de la radio católica Quebracho Poty invitó a la población casadeña a expulsar de la ciudad a los empresarios. Llegó al extremo de decir “si no quieren irse, hay que quemar todos sus bienes para que huyan como ratas”. Lo que hizo Dick fue incitar a la violencia a cualquier persona que lo estuviera escuchando. Esto fue lo que sucedió”, acotó.

Mientras efectivos de la Policía y de la Infantería de Marina observan el campo quemado, el gerente de la firma Lorenzo Myung (h) y el abogado Ramón Ferreira recorren la finca.

En los últimos cuatro días se sucedieron actos de sabotaje contra la empresa, con incendios intencionales de sus establecimientos ganaderos. A la quema de Machete se sumaron otros dos siniestros. Uno en la estancia Campo Verde, que afectó a 10 mil hectáreas, con desaparición de animales y rotura de alambradas. El otro tuvo lugar en un campo reforestado, donde se destruyeron 500 hectáreas de eucaliptal. Antes de que se pudieran controlar las llamas terminaron unas dos mil hectáreas.

SENADOR INSTIGADOR

El abogado Ferreira extendió su acusación de instigación al senador José Nicolás Morínigo, quien el día en que la Cámara de Senadores otorgó la media sanción al proyecto de expropiación de 52 mil hectáreas de Victoria, dijo en el plenario: “Vayan y ocupen lo que legítimamente les pertenece”, que es lo que en este momento pretenden hacer aquellos que reclaman la expropiación de los bienes de Victoria.

El sacerdote Martín Rodríguez intentó ayer negar la veracidad de la información relacionada a los sabotajes que devastaron las estancias de Victoria. En medios radiales dijo que no existieron tales incendios, que Machete se encuentra a más de 100 kilómetros de Puerto Casado y que “todo era un invento de mentes calenturientas”.

La intención del sacerdote salesiano de minimizar la gravedad de los atentados no se compadece de la magnitud de los daños causados. Al caminar en los campos destruidos se encuentran animales silvestres muertos, que no pudieron escapar por la rapidez con que las llamas avanzaron, impulsadas por el viento norte.


Back

Print Friendly, PDF & Email
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien