El CVC pide a la ONU que los incendios forestales

El CVC pide a la ONU que los incendios forestales
se persigan como crímenes contra la humanidad

17 August 2005

publishedby www.levante-emv.com


El Consell Valencià de Cultura cree que atentan contra la supervivencia de las sociedades humanas

El Consell Valencià de Cultura (CVC) ha iniciado los contactos con altas instituciones del Estado y organismos internacionales con objeto de lograr que la persecución legal de quienes provocan incendios forestales se haga desde la óptica de que constituyen un crimen contra la humanidad.

J. Sierra, Valencia.

La institución consultiva y asesora de la Generalitat ha utilizado la ponencia elaborada por Vicente Muñoz Puelles sobre «Medidas para evitar o minimizar los incendios forestales» para fundamentar una petición que aporta una visión novedosa sobre las consecuencias de los incendios forestales y propone medidas para evitarlos.

En su reunión del pasado 27 de julio, el pleno de este organismo aprobó una resolución pidiendo a diversas instituciones que consideren la oportunidad de «perfeccionar, en la medida y con las graduaciones que se juzgue legítimo aplicar, la legislación existente para castigar a los culpables de incendios forestales cuya intención criminal haya sido probada, desde la perspectiva de considerar sus acciones como un crimen contra la Humanidad», según confirmó el presidente del CVC Santiago Grisolía.

Según el texto de la carta y el informe remitidos al presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps; al del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero; y a las sedes permanentes de España en la Unesco y Naciones Unidas, se apunta, con la tragedia de Guadalajara todavía reciente y desde la perspectiva de la negativa experiencia acumulada en la Comunidad Valenciana durante décadas, que es necesario perseguir a quienes provocan incendios con ánimo criminal «en tanto que atentan contra una parte del patrimonio de la Humanidad decisiva para la supervivencia de la misma».

El documento elaborado por el Consell Valencià de Cultura desarrolla este argumento y recuerda que en un planeta con una evolución natural «cuyo equilibrio se ve amenazado, cuando no ya abiertamente distorsionado por las consecuencias de la sobreexplotación de los recursos, el bosque natural ya no es, como al principio de la cultura, un obstáculo para el desarrollo de las sociedades humanas, sino que ahora su supervivencia es determinante para asegurar la continuidad de este progreso y del bienestar generado por el mismo».

El Consell Valencià de Cultura invita también a las instituciones con las que ha contactado y con responsabilidad directa en la administración del patrimonio natural que representan los bosques a «racionalizar su gestión» mediante la adquisición de nuevos conocimientos y la adecuada dotación de recursos técnicos e infraestructuras, sin olvidar, recuerda la institución valenciana, «la regulación jurídica de las responsabilidades de los que atentan contra dicho patrimonio y, por ende, contra la Humanidad que es su depositaria».

La propuesta del CVC finaliza invitando a las instituciones con las que se ha contactado a establecer «los mecanismos formales por los que puede declararse crimen contra la Humanidad» un incendio forestal provocado.

Catorce medidas para evitar o minimizar los siniestros

J. S., Valencia.

El informe sobre las «Medidas para evitar o minimizar los incendios forestales» elaborado por el Consell Valencià de Cultura en 2004 contemplaba hasta catorce medidas destinadas a cumplir este objetivo.

Entre estas propuestas figuran el incremento de las áreas protegidas, en especial, cuando alberguen especies raras o valiosas, y una política «ambiciosa» de educación ambiental que evite «las actuaciones meramente conmemorativas o formales, como esas plantaciones colectivas del Día del Arbol».

El documento aboga por una gestión forestal que reduzca el riesgo de incendio mediante el establecimiento de un paisaje en mosaico, menos propenso al fuego, pero garantizando la diversidad de los ecosistemas.

El CVC insiste también en otro de sus apartados en aplicar medidas innovadoras en la detección temprana de los incendios, incluido el uso de satélites, y una aumento en cantidad y calidad de los medios de extinción.

Subraya también la necesidad de que los programas de restauración y/o reforestación tengan en cuenta, de forma prioritaria, el riesgo de incendios, y propone un mayor control sobre la comercialización de la madera, su extracción y las autorizaciones previas, para las que pide un Estudio de Impacto Ambiental independientemente de la titularidad del monte. Apunta también a la prohibición estricta de la quema de rastrojos en épocas de riesgo.

Por último se destaca a la necesidad de investigar «a fondo» el motivo real de cada incendio, publicitar convenientemente las detenciones y condenas, imputar a los condenados los gastos en extinción y «establecer medidas de control de la industria de la extinción y reforestación, con el fin de que sus beneficios no dependan directamente del aumento del número de incendios». 


Back

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien