Los incendios forestales están fuera de control

Los incendios forestales están fuera decontrol

10 August 2005

publishedby El Comercio


Redacción Ibarra

Una nube de humo alteraba ayer el paisaje de la comunidad de Pijal, ubicada al sur de Otavalo.

Desde el sábado, las llamas consumieron 12 hectáreas de pajonales de esta  población  indígena. Este incendio forestal se suma a otros 133 que se han producido en diversos  puntos  de la provincia de Imbabura, desde junio último.

El coronel Marco Antonio Hadathy, comandante del Cuerpo de Bomberos de Ibarra y coordinador provincial, reveló las alarmantes cifras, que han dejado más de 1 000 hectáreas de bosque y pajonales reducidas a cenizas.

El cantón Ibarra es uno de los más afectados. Desde el 1 de junio hasta el 9 de agosto se han reportado 96 incendios, según los registros del Cuerpo de Bomberos. Este dato muestra un sorpresivo incremento de 16 incendios forestales entre enero y mayo, a 27 en junio, 55 en julio y 14 en lo que va de este mes.

El mayor flagelo se produjo la semana anterior en el sector de Manzano-Guaranguí, ubicado al oriente de Ibarra. Según Hadathy, se quemaron, aproximadamente, 1 000  hectáreas de pajonal y bosque.

“El 3 de agosto recibimos una llamada de auxilio. Nos movilizamos al sector afectado y comprobamos que el incendio había tomado dimensión, por lo que nos llevó tres días para controlar las llamas.

En la acción trabajaron 15 bomberos, 15 campesinos y 55 soldados del Grupo de Caballería Yaguachi”, señaló.

En el cantón Otavalo, igualmente, se han reportado 18 incendios que han consumido 24 hectáreas, según el comandante local de Bomberos, Nelson Paredes. “Los mayores incendios se produjeron en los alrededores de la laguna de Mojanda, en la hacienda de Cusín y en la comunidad de Pijal”.

En este último sitio, la mañana de ayer, los bomberos continuaban luchando  contra el fuego. Paredes asegura que combatir los incendios forestales es una tarea complicada porque la mayoría ocurre en sitios de difícil acceso, en donde no se puede operar con la maquinaria apropiada. Dice que los Bomberos deben trabajar solamente con corta llamas (una especie de pala de caucho con la que se golpea las llamas hasta extinguirlas).  

En el cantón Antonio Ante también ocurrieron 14 incendios forestales que afectaron a 10 hectáreas. En el cantón Urcuquí se quemaron cuatro hectáreas en dos haciendas. En Cotacachi hubo cuatro incendios forestales que dejaron seis hectáreas quemadas. Y en Pimampiro no hay novedades hasta el momento. Los datos corresponden al Cuerpo de Bomberos.

Pese a las cifras, Hadathy considera que los índices de afectación se redujeron en comparación con el año anterior. Comenta que entre junio y agosto del 2004 se reportaron más de 500 incendios forestales en toda la provincia, lo que contrasta con los 134 de este año, hasta el 9 de agosto.

Asegura que de ninguna manera está totalmente satisfecho; sin embargo, que las campañas de prevención que realizaron, mediante la capacitación en instituciones educativas, gremios y comunidades, sí está dando resultados.

Sin embargo, un tema que preocupa mucho a los elementos de la casaca roja es que en la zona rural de Imbabura aún se practica la denominada quema agrícola. Es decir, la ‘limpieza’ de las parcelas mediante un incendio provocado. Este es uno de los principales causantes de los incendios, aseguran.

Es por eso que los cuerpos de Bomberos de Imbabura solicitarán a los gobiernos locales que se establezca una prohibición, vía ordenanza, que elimine definitivamente esta práctica antitécnica que ha causado más de un problema.

Otros presuntos responsables son los jóvenes estudiantes que, con motivo de vacaciones, arman excursiones
hacia el campo y encienden fogatas en todo lado.

Los pormenores:

En Cotacachi
En este cantón rige un convenio que obliga a trabajar en conjunto al Cuerpo de Bomberos, la Unión de Organizaciones Campesinas de Cotacachi (45 comunidades) y varias ONG.

Un problema
En Ibarra, la falta de colaboración ciudadana es uno de los problemas que debe afrontar el Cuerpo de Bomberos. Según el comandante Marco Hadathy,  hay  apatía. Una alternativa es capacitar a los estudiantes.


Back

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien