INCENDIOS FORESTALES EN CORDOBA

INCENDIOS FORESTALES EN CORDOBA

31July 2005

publishedby www.diariocordoba.com


Cualquier verano puede azotarnos un incendio forestal de características similares a los vividos estos días en Castilla la Mancha o Extremadura, a pesar de la eficacia hasta hoy demostrada del operativo de lucha contraincendios.

Las condiciones meteorológicas de altas temperaturas y baja humedad relativa enmarcan el desarrollo temporal de los incendios forestales, tanto en ciclos interanuales como en su distribución a lo largo del año. Otros aspectos físicos, como la pendiente, la velocidad del viento y la estructura y tipo de vegetación influyen de manera ostensible en la intensidad de este fenómeno.

El fuego no es más que una reacción física violenta que se produce cuando coinciden tres elementos: combustible, calor y aire (oxígeno). Este proceso, denominado combustión, requiere un aporte calórico inicial que lo provoque. A los cien grados se desprende vapor de agua que deseca el combustible orgánico; a los doscientos grados las resinas se movilizan al exterior; a los trescientos-cuatrocientos grados se genera la ignición de los gases inflamables que desprende el combustible al contacto con el oxígeno de la atmósfera y ya no es necesario el aporte de un foco de calor externo. En este momento, en el medio natural, tenemos un incendio forestal que puede llegar a alcanzar temperaturas superiores a mil grados centígrados. La facilidad de entrar en combustión depende de la ligereza de los materiales orgánicos y su contenido en humedad. Por ello el pasto seco arde con mayor facilidad y casi siempre se encuentra en el primer foco de ignición de un incendio. Una vez producido el incendio se ha podido demostrar que, dependiendo de la estructura y tipo de vegetación, el primer ataque para su extinción tiene que producirse entre los primeros quince-treinta minutos para que así pueda reducirse la extensión superficial afectada. Cuando se supere ese tiempo los medios a emplear tendrán que ser mucho más numerosos y, en ocasiones, el incendio alcanzará niveles de incontrolabilidad, dado que la superficie afectada se incrementará de forma exponencial. Por ello, cualquier sistema operativo de lucha contra incendios forestales debe diseñarse teniendo en cuenta como primera premisa este aspecto si quiere tener éxito. No obstante, con las características meteorológicas estivales de la provincia, junto a fenómenos puntuales de fuertes rachas de viento cercanas a los cien kilómetros por hora y la aparición de varios focos de ignición, pueden poner en jaque a cualquier sistema que se diseñe. En la actualidad es el reto con el que se encuentra el dispositivo en toda Andalucía.

Prácticamente, en el noventa y ocho por ciento de los incendios forestales se encuentra detrás la acción humana. Tan sólo el dos por ciento restante tiene su origen de forma natural. La estructura de los lugares habitados, la población y las vías de comunicación y transporte (viarias y eléctricas) determinan, por tanto, la ocurrencia de incendios forestales. Diversos estudios realizados han venido a confirmar que la baja proporción de incendios se produce en aquellas áreas más alejadas de grandes núcleos de población que contrasta con su incremento en las zonas adyacentes a las concentraciones urbanas, en proporción inversa a la distancia a ellos, como a las vías de comunicación que parten de ellas. Por tanto, la accesibilidad juega un importante papel en el inicio de los incendios y debe ser objeto de atención especial para la prevención por parte del operativo contraincendios. A grandes rasgos los incendios en la provincia se agrupan en torno a la ciudad de Córdoba y a la carretera nacional de Badajoz, con densidad inversamente proporcional a la distancia a la capital. El borde sur de la sierra, en los municipios de Almodóvar del Río, Posadas y Hornachuelos y el municipio de Cardeña y puntos aislados de la Subbética, entre los que destaca Cabra, son las zonas más recurrentes de la provincia.

De igual forma, un exhaustivo análisis de las causas que están detrás de los incendios forestales también ayudará a prevenir los mismos con la adopción de las medidas adecuadas. Actividades de ocio, excursionismo, furtivismo, quemas agrarias y negligencias en las parcelaciones se encuentran entre las causas más comunes. En los últimos años se asiste de forma preocupante a un incremento de los incendios provocados por cosechadoras en las comarcas de los Pedroches y el Alto Guadiato.

Si realizamos un análisis estadístico encontraremos que en el último decenio en la provincia de Córdoba ha disminuido la superficie forestal afectada, pero, sin embargo, el número de incendios y conatos tiende a aumentar, lo que indica que ha aumentado la eficacia, pero existe una asignatura pendiente, que es la concienciación ciudadana y la prevención para evitar que se produzca la aparición del incendio. 


Back

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien